Trucos para tener una buena postura

La importancia de una buena postura

Hay muchos modos de sentarse a meditar. Puede ser en silla, cojín, banquito; y con las piernas cruzadas en diversas maneras, desde la sencilla postura del sastre hasta el loto completo.

Es necesario encontrar la postura que te resulte más cómoda. Escucha a tu cuerpo. La incomodidad te distraerá de la meditación y es, asimismo, un modo en que el cuerpo te dice que algo anda mal.

 

  1. Tu columna vertebral debe estar derecha, siguiendo su tendencia natural a ahuecarse ligeramente en la zona lumbar. No debes estar muy inclinado hacia delante ni tener una exagerada curvatura en tu columna baja.
  2. Tu columna debe estar relajada.
  3. Tus hombros tienen que estar relajados y ligeramente hacia atrás y hacia abajo, ayudando a que el pecho se abra y que la respiración sea natural y no se constriña.
  4. Tus manos deben estar apoyadas, ya sea sobre un cojín o en tu regazo, para que los brazos puedan relajarse.
  5. La cabeza tiene que estar equilibrada, sin esfuerzo, sobre tu columna, con la barbilla ligeramente recogida. La nuca debe estar relajada, alargada y abierta.
  6. Tu cara tiene que estar relajada, suavizando el ceño. Tus ojos relajados, igual que la quijada y la lengua. Ésta toca la parte trasera de los incisivos superiores.

Historia de la Silla

Las sillas que se utilizan actualmente tienen su historia, ya que la gente está buscando darle un toque clásico en su vivienda. Según datos históricos éstas no sólo eran objetos para sentarse, sino que eran elementos de dignidad y elegancia. Este mobiliario era utilizado sobre todo por la realeza, muchos de los nombres que los diferentes modelos de sillas reciben datan de siglos pasados, ya que los diseñadores de éstas, mostraban respeto a los reyes colocándole el nombre a las sillas (tal es el caso de la silla victoriana).

Antiguo Egipto
Estas sillas se encontraban confeccionadas de ébano y marfil o madera dorada, cubierta de materiales costosos como gemas, diamantes etc. La silla era un mueble habitual entre la nobleza del Antiguo Egipto, representada en bajorrelieves y pinturas desde las primeras dinastías, en el tercer milenio antes de nuestra era. En las pinturas egipcias aparecen sillas a modo de nuestras butacas pero debieron ser muebles de lujo para magnates y gente rica, pues el vulgo se sentaba en sillas más ordinarias o en el suelo como lo revelan constantemente las pinturas de las cámaras sepulcrales.

En el Imperio Asirio y en todo Oriente debió observarse la misma costumbre y sus sillas sólo se conocen por los relieves monumentales donde aparecen a modo de tronos semejantes a los egipcios. En el Museo Británico se guarda la silla o trono de Asurnasirpal (Sardanápalo III, siglo IX) reconstruido por comparación con los mencionados relieves aprovechando los fragmentos de madera con placas de bronce y de marfil hallados en Nimrud y con él figuran algunos taburetes de la misma procedencia.

Antigua Grecia y Antigua Roma
En cuanto a las sillas griegas y romanas, la más antigua data de 600 años antes de Cristo y ésta sí poseía respaldo. En su mayoría están fabricadas en mármol y adornadas con esfinges. Una muestra de estas se conserva en la Basílica de San Pedro en Roma. No en perfecto estado pero aún queda algo de ella, es parecida a una obra y las pinturas que las representan con pies, ya encorvados, ya normales igual son malos, o con garras de león, cuyo respaldo curvo y oblicuo se remata con una palmeta. Las sillas romanas imitaban a las griegas y cuando tenían respaldo se llamaban cátedras. De la civilización romana, se guardan principalmente en el Museo de Nápoles trípodes, restos y soportes de camas y sillas todo de bronce al haber desaparecido la madera y a veces, con incrustaciones de plata. Las silas romanas imitaban a las griegas y cuando tenían respaldo se llamaban cátedras y si eran suntuosas, constituían el solio o trono para el monarca u otros jefes.

De las sillas de honor sin respaldo y con asiento mullido, se conocen dos clases:

  • biselium, se trataba de una silla muy alta, recta y con capacidad para dos personas. Fue la silla de los procónsules.
  • silla curulis (silla curul), tenía los pies encorvados y era plegable o de tijera. Era utilizada por los cónsules y ediles.

Edad Media
De la Edad Media, se conservan algunas cátedras y contadísimas sillas regias o tronos que también se ven figurados en los sellos reales y en las miniaturas de los códices. En dichos tronos, especialmente, de la época románica abundan figuras de grifos o dragones formando los pies o los brazos y es frecuente la forma de silla curul o de tijera. Tales son el trono llamado de Dagoberto y la silla de San Ramón de finales del siglo XI. También es algo frecuente para tronos y sillas de respeto en la Edad Media hasta el siglo XVI inclusive la forma de silla curul pero con respaldo y brazos como la llamada de los Jueces en el Museo provincial de Burgos atribuida al siglo XIII y otra de Carlos V en El Escorial.

Edad Moderna
Desde principios del siglo XVI aparecen la silla y el sillón clásicos españoles rectangulares, sobrios, llevando telas bordadas, terciopelos o guadameciles sujetos con clavos de adorno en el asiento y respaldo y que tan extendidas se encuentran en España en los siglos siguientes. En el XVIII con la dinastía borbónica se va imponiendo el gusto francés de las butacas y demás sillas o sillones acolchados.

Las sillas de paja o anea en el asiento se usan desde el siglo XVI y las de rejilla desde el XVII. En este siglo y el siguiente estuvo muy en boga para reyes y nobles la silla portátil o de manos, a modo de coche.


20 citas de Albert Einstein

Albert Einstein, padre de la física moderna. Además de ser una mente muy prolífica en su ramo, también se distinguió por pronuncia muchas de las frases más emblemáticas en la historia de la ciencia moderna. A manera de homenaje, recordamos 20 citas de este fenomenal científico.

  1. “El misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo arte y ciencia verdaderos”.
  2. “El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”.
  3. “El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados”.
  4. “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.
  5. “Hay dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana; de la primera no estoy muy seguro”.
  6. “Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro”.
  7. “La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo”.
  8. “La teoría es cuando se sabe todo y nada funciona. La práctica es cuando todo funciona y nadie sabe por qué. En este caso hemos combinado la teoría y la práctica: nada funciona… y nadie sabe por qué.”
  9. “La vida es como montar en bicicleta. Si quieres mantener el equilibrio no puedes parar”.
  10. “Los intelectuales resuelven los problemas; los genios, los evitan”.
  11. “Ninguna cantidad de experimentación puede probar definitivamente que tengo razón; pero un solo experimento puede probar que estoy equivocado”.
  12. “No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon.”
  13. “No sé con qué armas se luchará en la Tercera Guerra Mundial, pero sí sé con cuáles lo harán en la Cuarta Guerra Mundial: arcos y flechas”.
  14. “Quien nunca ha cometido un error nunca ha probado algo nuevo”.
  15. “Sería posible describir todo científicamente, pero no tendría ningún sentido; carecería de significado el que usted describiera a la sinfonía de Beethoven como una variación de la presión de la onda auditiva.”
  16. “Si la gente es buena sólo porque temen al castigo y porque esperan una recompensa, entonces verdaderamente somos un grupo lastimoso”.
  17. “Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío”.
  18. “Si supiese que es lo que estoy haciendo, no lo llamaría investigación, ¿verdad?”
  19. “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”.
  20. “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Si desean encontrar más frases dichas por Albert Einstein, no olviden darse una vuelta por Wikiquotes.


8 lecciones para aprender de Sony

sony.gif

  1. Cree en ti mismo
  2. Empieza pequeñoAkio Morita empezó en un edificio abandonado con 350 dólares y desde ahí construyó lo que hoy conocemos como Sony.
  3. Elige un buen nombre
  4. Confía en tus instintos, a veces hay cosas que sabes que debes o no debes hacer aunque no haya razones lógicas.
  5. No tengas miedo de cometer errores, creo que es el consejo más importante y más difícil de aceptar, es normal “meter la pata” cuando estás construyendo un negocio, solamente asegúrate de arreglar el problema. rápido y no volver a hacerlo.
  6. Construye productos de calidad.
  7. Se diferente, mira a tu competencia, ¿en qué te diferencias de ellos?
  8. Crea un mercado nuevo, parte del éxito de Sony fue no tener competencia creando productos que no existían antes.

Ejercicios de Relajación

EJERCICIO 1
RELAJACIÓN DE TRAPECIO, HOMBROS Y ANTEBRAZOS

Eleve sus brazos con las palmas de sus manos dirigidas al techo, presionando alternadamente de manera imaginaria, respire suave profundo y siguiendo el ritmo de sus brazos.

EJERCICIO 2
RELAJACIÓN DE HOMBROS, TRICEPS Y ANTEBRAZO

Realice movimientos circulares suaves con ambos hombros, conserve una postura recta y respire profundo.

EJERCICIO 3
RELAJACIÓN DE CUELLO, BICEPS Y ANTEBRAZO

Coloque sus manos en su espalda con sus codos (izquierdo abajo, derecho arriba) sin tocarse las puntas de sus dedos aguante la respiración por unos segundos y repita hacia el otro lado

EJERCICIO 4
RELAJE SU ESPALDA

Separe sus brazos del cuerpo, extiendalos hacia los lados con sus palmas hacia afuera, gire sus palmas hacia atras, regrese sus manos a sus posición original.

EJERCICIO 5
RELAJE SU CUELLO

Recargue su cuello sobre su hombro derecho y con ayuda de su mano, jale suavemente, haga lo mismo hacia el lado contrario, mantenga siempre su brazo elevado en posición horizontal.

LISTO!

Y ahora si, a regresar al trabajo más relajados y con buen animo!